jueves, 14 de mayo de 2020

Reflexiones en el confinamiento IV

Castellote, 27 de marzo 2020 
Catorceavo día de confinamiento por Covid19
Con la casa a cuestas



Me siento como el caracol con mi casa a cuestas, con un paciente esperar a que las cosas vuelvan.
Me siento como el caracol buscando yerba fresca, comiendo saludable, cocinando lo que hay en la despensa.
Me siento como este molusco gasterópodo estirando sus ojos para llenarse de sol y, yo estiro los míos cada mañana por si descubro algo nuevo desde mi ventana.
Me siento como el caracol que construye su opérculo en su puerta, una membrana para no dejar pasar ni virus ni bacterias.
Me siento como el caracol moviéndome lenta, en esta cuarentena que parece eterna.
Me siento caracol con su espiral plasmada en el lomo, tan perfectamente creada, tan bellamente dibujada.
Mi espiral es este bucle que nos persigue, con los días iguales que se solapan, que siguen y siguen.
Y tengo miedo a acostumbrarme a la lentitud, a vivir aquí recogida, a no mirar el reloj, a pasarme el día aturdida.
Y doy gracias a mis satélites que me llenan y acompañan, que no me dejan caer en la tristeza, ni en la pereza de una manera extraña.
Y le doy gracias a la vida por tener vecinos y amigos que se preocupan, que dentro de nuestra concha no nos falte calor y comida.
Continuamos encerrados pero no menos conectados...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Reflexiones de confinamiento V

Castellote, 4 de abril 2020 Veintidosavo día de confinamiento por Covid19 Pasividad  Me levanto por las mañanas y deambulo por mi ca...